lunes, 28 de febrero de 2011

Agaricus bitorquis


Fotografía de Juan Rodríguez

El Agaricus bitorquis (Quél.) Sacc., es un especie fácil de indentificar por su anillo ínfero y doble, el primero, cerca de la base, parece un reborde alrededor del pie, y el segundo, hacia el medio, envainador, amplio y membranoso. A pesar de que es una seta dura, capaz de levantar el asfalto de una carretera, es un buen comestible. Estos ejemplares fueron recolectados y fotografiados en la playa de Sagó, en el concejo de Gozón, el 8 de diciembre de 2009, bajo eucaliptos.
Sombrero de 5-12 cm de diámetro, inicialmente globoso, después convexo con el centro plano, blanco, liso, a menudo cubierto de tierra y con el margen involuto.
Láminas libres, apretadas, con laminillas intercaladas, primero blanquecinas, después rosadas y finalmente pardo chocolate, con la arista blanquecina.
Pie blanco, cilíndrico, robusto y grueso, a menudo profundamente hundido en el suelo. Anillo doble, ínfero y envainador.
Carne dura, blanca, que al corte cambia con lentitud a rosa, sobre todo en el pie. Olor débil, fúngico, agradable.
Recolectadas en la playa de Xagó, en Gozón (Asturias), bajo eucaliptos el 8 de diciembre de 2009.
Microscopía:
Esporas de anchamente elipsoidales a subglobosas, de 5,5-6,5 x 4,5-5 μm, de color marrón oscuro.
Basidios Tetraspóricos, de cilíndricos a claviformes, con esterigmas de hasta 4 μm.
Queilocistidios muy abundantes.
Reacción de Schäffer negativa (-).

Bibliografía consultada:
Agaricus L.: Luis Alberto Parra Sánchez.
Hongos en Castilla y León: José Bastardo del Val, Aurelio García Blanco, Miguel Sanz Carazo.

No hay comentarios: