martes, 29 de noviembre de 2016

XXVII Jornadas Micológicas de Pañeda en Siero

Otro año más y ya van veintisiete. Volvimos a superar las previsiones, más modestas que el año anterior porque el tiempo era menos favorable: no había llovido lo suficiente, aquí en Asturias, y en León, estuvo mucho peor que aquí. Las visitas a la exposición, también fueron menos numerosas que el año anterior, que fue excepcional, lo que también achacamos al mal tiempo del domingo, 6 de Noviembre, que no paró de llover. Podríamos resumir la mala suerte de este año, diciendo que no llovió para que salieran las setas y sí llovió para las salidas a recogerlas y el día de exponerlas. Sin embargo, el trabajo colectivo tuvo su premio, al lograr exponer un total de 383 especies, (la media anual desde 1.990 es de 353). Este éxito que parece contradictorio a las malas condiciones mencionadas anteriormente, se debe a una buena planificación de las salidas y al gran trabajo realizado por los diferentes grupos. Se redujeron a tres, los coches que visitaron León por itinerarios diferentes, y se ampliaron los que recorrieron Asturias: Navia, Avilés, Candás, Villaviciosa, Colunga, Arriondas, Infiesto, Nava, Sariego, Siero, Noreña, Tineo, Teverga… desde el mar a la cordillera y buscando por todo tipo de hábitats: prados, pinares, robledales, hayedos… A esto hay que añadir, la gran ayuda y colaboración que hemos recibido de otras sociedades micológicas asturianas, con una mención especial para nuestro amigo Manuel Laso, que todos los años viene desde Pimiango a traernos un buen número de especies muy interesantes para la exposición.
En Moñes, con la sierra del Sueve, al fondo
Esta vez, los dos paneles elaborados en la Universidad de Alcalá de Henares, sobre fisiología de los hongos y hábitat de los hongos, respectivamente, muy didácticos y de hermosa presentación, quedaron bien a la vista durante la exposición. Por otro lado, este año ampliamos la mesa de hongos tóxicos, añadiendo en un extremo los “Hongos medicinales, los tres hongos del emperador”: el Rheishi (Ganoderma lucidum), Shiitake (Lentinula edodes) y el Maitake (Grifola frondosa), y al otro extremo los terribles parásitos del género Armillaria, la Armillaria mellea y la Armillaria ostoyae, con panel explicativo de sus andanzas, recopilando así lo expuesto parcialmente en años anteriores.


Nos volvieron a quedar bastantes setas sin clasificar, lo que no es novedad, aunque menos que otras veces, porque el viernes por la noche adelantamos el trabajo más que otras veces y el sábado, tuvimos colaboradores de sociedades micológicas amigas. Conseguimos 19 nuevas especies, recogidas y clasificadas por primera vez en la exposición. Además, no faltaron las mortales, Amanita phalloides, Lepiota brunneolilacea, Galerina marginata y Paxillus involutus. Por causa de la meteorología, echamos en falta este año algunas Lepiotas que suelen estar presentes en todas las exposiciones. Por géneros, hemos contabilizado 25 especies de Lactarius, 1 nueva; 24 de Russula; 15 de Hygrocybe; 22 especies de Tricholoma; 15 de Cortinarius; 16 de Agaricus y 11 de Amanita.


El lunes día 7, por la mañana y como años anteriores, vinieron a ver la exposición los alumnos de 3º de la ESO del Palacio de Granda, que tuvieron la ocasión de conocer el mundo de los hongos, un mundo desconocido para la mayoría de ellos. Como siempre, tuvimos un buen trato de la prensa, tanto la Nueva España, como el Comercio y el Nora.
Leer más...

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Macrolepiota konradii

Fotografía de Florentino Rodríguez

Macrolepiota konradii (Huijsman ex P. D. Orton) M. M. Moser, es una especie fácil de reconocer por el tipo de excoriación de la superficie del sombrero, en forma de estrella y con grandes escamas poligonales, por el bulbo redondeado o claviforme de la base del pie, por la decoración de la parte baja del mismo, algo atigrada, y porque, su carne, que es blanca, enrojece ligeramente en la superficie del pie.
Sombrero de 6 a 10 cm, umbonado, con el disco central de color pardo grisáceo oscuro, con el margen claramente excoriado en forma de estrella, que rompe formando grandes escamas poligonales, fácilmente separables, sobre fondo blanco cremoso.
Láminas libres, apretadas, fácilmente separables del sombrero, unidas a un collarium, de color blancuzco o crema pálido.
Pie de 7-15 x 0,6-1,5 cm, cilíndrico, levemente en forma de mazo o clavo y engrosado hacia la base que es bulbosa, con el bulbo, en forma de peonza, que puede alcanzar 2,5 cm. Superficie del pie recubierta de finas escamas de color pardo grisáceo pálido, formando un tenue y denso atigrado.
Anillo alto, simple, grande, móvil, con el margen irregular, blanco por arriba y de color marrón grisáceo en la parte inferior.
Carne blanca, que enrojece ligeramente en la superficie del pie. Olor y sabor agradable.
Recolectada el 2 de noviembre de 2016 en un prado, entre bosques de castaño, en Pañeda Nueva, en Siero (Asturias).

Bibliografía consultada:
Guía de campo de los Hongos de Europa: Marcel Bon.
Fungi Europaei: Lepiota: M. Candusso y G. Lanzoni.
Las setas en la naturaleza (Iberdrola II): Ramón Mendaza Rincón de acuña.
Web consultada:
www.asturnatura.com
Leer más...

domingo, 30 de octubre de 2016

Cantharellu ianthinoxanthus

Fotografía de Juan Rodríguez

Cantharellus ianthinoxantus (Maire) Kühner, es también, una especie, poco frecuente o rara, que aparece, a veces, de forma cespitosa, a partir del verano, principalmente en los bosques de castaños, robles y hayas. Durante muchos años ha sido considerado sinónimo de Cantherellus melanoxeros, de mayor tamaño, con pliegues bien marcados de color gris violáceo y cuya carne ennegrece al corte, al roce y sobre todo, al secarse.
Sombrero de 2 a 4 cm de diámetro, irregular, más o menos planado, finalmente embudado, con el borde ondulado y ligeramente enrollado. Cutícula seca, de lisa a ligeramente aterciopelada, de color amarillo anaranjado o amarillo azafrán, a veces con tintes lilas.
Láminas no tiene. Presenta pliegues poco marcados,
más anastomosados, poco decurrentes, de color amarillo anaranjado, con la edad, lila pálido.
Pie más bien bajo y fornido, a veces en forma de cono invertido, de color similar al del himenio. A veces de un mimo pie, salen dos sombreros.
Carne blanquecina, que no ennegrece. Olor y sabor suave.
Recolectada en un  hayedo, en Orlé, en el concejo de Caso (Asturias), el 25 de septiembre de 2008.

Bibliografía consultada:
Las setas en la Naturaleza (Iberdrola III): Ramón Mendaza Rincón de Acuña.
Le Guide des Champignons France et Europe: Guillaume Eyssartier y Pierre Roux.
Web consultada:
www.micobotanicajaen.com/
Leer más...

viernes, 28 de octubre de 2016

Cantharellus melanoxeros

Fotografía de Juan Rodríguez

Cantharellus melanoxeros Desm., es una especie, poco frecuente o rara, que aparece, aquí en Asturias, a partir del verano, principalmente en los bosques de castaños, robles y hayas. Durante muchos años ha sido considerado sinónimo de Cantherellus ianthinoxantus, de menor tamaño, con pliegues poco marcados de color rosa lila y cuya carne no ennegrece.
Sombrero de 2 a 8 cm de diámetro, aplanado, umbilicado o ampliamente embudado. Cutícula seca, con pequeñas escamas, de color amarillo sucio o amarillo pardo, con tendencia a ennegrecerse con el tiempo, principalmente en el borde, que es muy irregular y ondulado.
Láminas no tiene. Presenta pliegues bien marcados, reticulares, anastomosados y decurrentes, de color gris violeta.
Pie de hasta 8 cm de largo. Cilíndrico, estriado, atenuado hacia la base, de color amarillento, que también ennegrece al roce, o al desecarse.
Carne blanquecina, que ennegrece, como ya se ha dicho, al corte, al roce o al secarse. Olor débil y sabor suave y dulce.
Recolectada en el hayedo del Puerto Ventana, en Teverga (Asturias), el 3 de septiembre de 2009.

Bibliografía consultada:
Las setas en la Naturaleza (Iberdrola III): Ramón Mendaza Rincón de Acuña.
Guía de Campo de los Hongos de Europa: Marcel Bon.
Web consultada:
www.redforesta.com/blog/2010/12/22/cantharellus-melanoxeros/
www.fungipedia.org/hongos/cantharellus-melanoxeros.html
Leer más...

miércoles, 11 de noviembre de 2015

XXVI Jornadas Micológicas de Pañeda en Siero

Mesa de las setas tóxicas

El pasado año culminamos un ciclo de veinticinco años, a partir de entonces pensábamos tomárnoslo con calma, paso a paso. Pero, llegado el momento de preparar la XXVI exposición, pusimos otra vez los motores en marcha, al igual que en años anteriores y al final, el trabajo colectivo tuvo su premio. Conseguimos superar las previsiones, ya que aspirábamos a exponer 350 especies diferentes, la media anual desde 1990 es de 351, y llegamos a las 400. Las visitas a la misma fueron tan numerosas como en los mejores años, no sé si por el buen tiempo o, a pesar de ello. Todos los años procuramos añadir una novedad, y si el padsado año presentamos una mesa con los “Hongos medicinales, los tres hongos del emperador” : el Rheishi (Ganoderma lucidum), Shiitake (Lentinula edodes) y el Maitake (Grifola frondosa), éste año lo hicimos con los terribles parásitos del género Armillaria, la Armillaria mellea y la Armillaria ostoyae, con panel explicativo de sus andanzas. Como siempre, nos quedaron bastantes setas sin clasificar, más de las que quisiéramos, a pesar de dedicarle la noche del viernes y el sábado, todo el dia. Conseguimos 23 nuevas especies, recogidas y clasificadas por primera vez en la exposición. Además, en la mesa de las tóxicas, estaban 6 mortales: Amanita phalloides; Lepiota brunneoincarnata, brunneolilacea, helveola y josserandi; Galerina marginata y Paxillus involutus. Por géneros, hemos contabilizado 22 especies de Lactarius, 1 nueva; 23 de Russula, 1 nueva; 15 de Hygrocybe; 21 especies de Tricholoma; 28 de Cortinarius, 2 nuevas; 11 de Inocybe, 2 nuevas; 12 de Agaricus y 14 de Amanita. El lunes día 9, por la mañana y como el pasado año, vinieron a ver la exposición los alumnos de 4º de la ESO del Palacio de Granda, que tuvieron la ocasión de conocer el mundo de los hongos, un mundo desconocido para la mayoría de ellos.

Antonio Sánchez, con los alumnos y alumnas del Palacio de Granda
Leer más...