miércoles, 8 de diciembre de 2010

Exposición de setas

Presentación de las XXI Jornadas Micológicas de Pañeda

Las 12 horas del día 7 de Noviembre de 2.010 señalaban la apertura de la exposición al público. Pues bién, desde las 11 horas y 30 minutos ya teníamos visitantes que llenaron, rápidamente, la sala de exposición. El mal tiempo no amilanó a los aficionados que llenaron completamente la sala durante más de dos horas y media, hasta la hora de comer. El resto de la jornada, hasta las 20 horas, los visitantes pudieron ver la exposición sin tantos agobios. Hemos de destacar la presencia del Delegado del Gobierno Antonio Trevin, quien tuvo la amabilidad de elogiar nuestra exposición, además de las autoridades locales de Siero, Noreña y Llanera.
El hecho más importante, ya en el ámbito de la exposición propiamente dicha, fue la aportación del extraordinario dibujante, además de micólogo, Nino Santamaría, perteneciente a la Sociedad Micológica de Madrid, con láminas de diversas especies, de gran belleza, así como otras de microscopía.

La cantidad de setas recogidas fue enorme y, dado el escaso tiempo que tuvimos para su correcta clasificación, muchas se quedaron pendientes. Aún así, pudimos llegar a las 394 especies distintas, con climatología favorable en esta ocasión. Exactamente el mismo número de especies que en 2.008.
Conseguimos 20 nuevas especies, recogidas y clasificadas por primera vez en la exposición.
Entre las especies destacadas, las mortales Paxillus involutus, Cortinarius orellanus, Galerina marginata, Lepiota brunneolilacea, Amanita phalloides y la muy venenosa Entoloma lividum
Por géneros, hemos contabilizado 28 especies de Cortinarius (3 nuevas), 26 Lactarius (2 nuevas), 23 de Tricholoma (2 nuevas), 22 especies de Russula, 14 Hygrocybes (1 nuevo), 12 Amanitas y 11 Agaricus.
Para valorar todo el trabajo que conlleva esta exposición, basta esta comparativa:
* "Se terminó la XXXVIII Exposición de Hongos de Madrid en la que pudimos mostrar 352 especies, gracias a la intensa colaboración de muchos socios", reseña de la Sdad. Micológica de Madrid sobre su exposición de este año.
Leer más...

martes, 2 de noviembre de 2010

XXI Jornadas Micológicas


El próximo fin de semana, organizamos en Pañeda Nueva (Siero) las XXI Jornadas Micológicas que, de forma ininterrumpida, llevamos realizando desde 1990 la Sociedad Micológica de esta localidad. El tiempo, este año parece favorable para la recolecta de setas, por lo que esperamos exponer en torno a las 400 especies. Os aconsejo que no os perdáis esta cita micológica y que el domingo os acerquéis hasta Pañeda, esta pequeña localidad de Siero, en Asturias. Al igual que en años anteriores, las setas se clasificarán siguiendo la nomenclatura de Marcel Bon y, además, se expondrán en otras mesas los mejores comestibles, las tóxicas y las novedades (setas que exponemos por primera vez).
El programa previsto es el siguiente:
  • Miércoles, 3 de noviembre, presentación de las Jornadas.
  • Viernes, 5 de noviembre, salida a recoger setas por la provincias de León y Palencia.
  • Sábado, 6 de noviembre, salida por distintos lugares del Principado de Asturias. Recepción y catalogación de las setas recogidas. Montaje de la exposición.
  • Domingo, 7 de noviembre, exposición y degustación de setas.
Leer más...

viernes, 29 de octubre de 2010

Agaricus campestris


Fotografía de Juan Rodríguez

Conocido popularmente como champiñón silvestre, el Agaricus campestris L.:Fr., es una seta que se encuentra con mucha facilidad por los prados asturianos, sobre todo cuando llegan las primeras lluvias después del verano, en septiembre e incluso en agosto. Es un buen comestible, especialmente los ejemplares jóvenes. En revuelto, salteado al ajillo, y en los guisos con carnes resulta excelente. Fue recolectado y fotografiado en Pañeda Nueva, Siero (Asturias).
Sombrero de hasta 10 cm de diámetro, de color blanco a blanquecino, liso o fibriloso, al principio hemisférico, después convexo y plano-convexo, con el margen enrollado apendiculado.
Láminas libres, rosa vivo, después pardo oscuras.
Pie de 7 x 1,5 cm, cilíndrico, atenuado en la base, de color blanco, algo algodonoso por debajo del anillo. Anillo súpero, frágil, en ocasiones fugaz.
Carne Compacta, blanca, que se vuelve un poco rosa al corte, de sabor agradable. Olor agradable también.
Recolectados el 8 de octubre de 2010 en un prado, en de Pañeda Nueva, Siero (Asturias).
Microscopía:
Esporas lisas, elipsoidales, de 6-8 x 4,5-6 µm.
Queilocistidios ausentes.
Reacción de Schäffer negativa (-).

Bibliografía consultada:
Guía de los Hongos de la Península Ibérica, Europa y norte de África: Régis Courtecuisse, Bernard Duhen.
Setas de Madrid (3 Agaricus): Sociedad Micológica de Madrid.
Leer más...

martes, 26 de octubre de 2010

Macrolepiota procera


Fotografía de Juan Rodríguez

La Macrolepiota procera (Scop.: Fr.) Singer, popularmente conocida como Apagador, Matacandelas y, por mi zona, como Parasol, es un buen comestible, probablemente el mejor de su género, que se encuentra con facilidad y que es muy fácil de reconocer. Se puede confundir con otras Macrilepiotas, como la Macrolepiota excoriata y la Macrolepiota mastoidea, también comestibles, pero se diferencia bien de la Macrolepiota venenata, tóxica, por su carne que no enrojece, el color pardo, atigretado, de su pie y porque crece aislada, nunca en grupos, de forma cespitosa. Se deben consumir sólo los sombreros, ya que el pie es duro y fibroso. Aunque se puede preparar de muchas maneras, se suele aconsejar comerla rebozada o en cachopo. Cuando el sombrero está aún cerrado, también se puede rellenar y meter al horno.
Estas setas fueron encontradas y fotografiadas en La Barganiza, Siero.
Sombrero de hasta 25 cm, umbonado con mancha parda en el centro que se fragmenta en escamas de color marrón, regulamente concéntricas.
Láminas libres, apretadas y desiguales, de color blanco al principio y después color crema.
Pie de 25 x 2 cm, fibroso y duro, ligeramente bulboso, decorado hasta el anillo por manchas pardas, sobre fondo blanco, dándole un aspecto atigretado. Anillo membranoso, doble, que podemos mover y desplazar por el pie.
Carne blanca que no enrojece. Olor agradable, a nuez.
Recolectada el 15 de octubre de 2010 en un prado de La Barganiza, en Siero (Asturias).
Microscopía:
Esporas elipsoidales, de 12-24 x 9-16 µm, con poro germinal lenticular.
Basidios de bispóricos a tetraspóricos.

Bibliografía consultada:
Guía de campo de los Hongos de Europa: Marcel Bon.
Hongos-Setas en Castilla y León: José Bastardo del Val, Aurelio García Blanco, Miguel Sanz Carazo.
Hongos de España y de Europa: Ewald Gerhardt, Jordi Vila, Xavier Llimona.
Leer más...

Macrolepiota venenata

Fotografía de Juan Rodríguez

Esta especie, la Macrolepiota venenata Bon, es tóxica y se parece mucho a la Macrolepiota rhacodes, buen comestible, ya que su carne también enrojece al corte como se puede apreciar en la foto, pero a diferencia de esta, la Macroletpiota venenata tiene el bulbo de la base del pie marginado, su sombrero se descompone en anchas escamas estrelladas y aparece en grupos, en forma cespitosa, en lugares muy abonados. Otras especies parecidas y también tóxicas son la Macrolepiota rhacodes var. hortensis (Pilat) Wasser y la Macrolepiota rhacodes var. bohemica (Wichansky)Bellu et Lanzoni.
Estas setas fueron fotografiadas en un invernadero en El Berrón (Siero).
Sombrero de 15 a 30cm de diámetro, convexo, luego extendido, de color pardo rojizo oscuro sobre fondo cfremoso ocráceo, que se rompe en anchas escamas estrelladas que aparecen sólo en la parte central del sombrero y que no son concéntricas.
Lámminas de color blanco sucio a crema que al roce se manchan de color rosado mate.
Pie no muy largo con bulbo marginado, liso, blanco que enrojece al ser presionado o rascar. Anillo simple o ligeramente escamoso.
Carne blanca que tiñe de color vinoso o pardo rojizo al corte.
Recolectada en un invernadero en El Berrón, Siero, el 28 de junio de 2010.
Microscopía:
Esporas ovoides, con poro germinal truncado, de 12 x 8 µm.

Bibliografía consultada:
Guía de Campo de los Hongos de Europa: Marcel Bon.
Leer más...

domingo, 26 de septiembre de 2010

Boletus reticulatus


Fotografía de Juan Rodríguez

Sinónimo: Boletus aestivalis
Esta especie, el Boletus reticulatus Schaeff, es el primero de los cuatro reyes (aereus, edulis, pinophilus y reticulatus) que aparece, en el verano, aunque en un año como este, de mucha sequía, se retrase su aparición hasta principios del otoño. Su nombre hace referencia al retículo del pie, muy llamativo y que llega hasta la base, mientras que en el edulis ocupa sólo la parte superior. Es un excelente comestible, al igual que sus compañeros de grupo, con el inconveniente de que es una especie muy atacada por larvas de insectos.
Sombrero de hasta 15 cm de diámetro, inicialmente hemisférico, después convexo y al final casi aplanado, con la cutícula seca, aterciopelada al tacto, de color pardo claro uniforme y sin borde blanquecino.
Tubos primero blanquecinos, luego de color amarillo verdoso, fácilmente separables del sombrero.
Pie cilíndrico, a menudo ventrudo o claviforme, totalmente cubierto por un retículo blancuzco sobre fondo sobre fondo pardo.
Carne compacta, blanquecina, inmutable con sabor dulzón, de olor aromático.
Recolectada en Pañeda, cerca de La Belga, en Siero.
Microscopía:
Esporas amarillo oliva, fusiformes, de 12,5-17,5 x 4,5-6 µm.

Bibliografía consultada:
Hongos de España y de Europa: E. Gerhardt, J. Vila y X. LLimona.
Hongos en Castilla y León: José Bastardo del Val, Aurelio García Blanco y Miguel Sanz Caranzo.
Guía de Campo de los Hongos de Europa: Marcel Bon.

Leer más...

domingo, 31 de enero de 2010

A setas por Asturias


En esta época de parón invernal en las salidas a setas, toca reflexionar sobre la temporada pasada y consecuentemente acabamos valorando si fue un buen año o si, por el contrario, el grado de satisfacción fue bajo. Tardaron en llegar las lluvias del otoño y la primavera cada vez se está poniendo más difícil. La seta por excelencia de esta época del año, calocybe gambosa, a la que llamamos simplemente seta de primavera, en la costa y zona central de Asturias es muy escasa, prácticamente no hay, y por consiguiente, para su recolección, todo el mundo va al interior, a la cordillera, con lo cual la masificación está creando un problema. Así las cosas, es fácil que sin que uno se dé cuenta se ponga a pensar en tiempos pasados, que lógicamente fueron mejores, lo que me trajo el recuerdo de cuando a Tino, nuestro compañero y amigo de la Sociedad Micológica de Pañeda, buscando la mencionada seta de primavera le salió por sorpresa un oso que felizmente sesteaba escondido en un matorral. Si os fijáis en la foto, es perfectamente visible. No hay ningún trucaje.
No es frecuente que ocurran estas cosas, sobre todo con esta especie, que también corre peligro de desaparecer, pero esta vez ocurrió y, por especial, creo necesario publicar. Yo nunca he tenido esa suerte, de encontrarme con un oso, pero sí con animales de otras especies: raposos, jabalíes, corzos, venados, ardillas, arceas, perdices y algún que otro susto con alguna serpiente. Y es que andando a setas por Asturias, pueden ocurrir estas cosas.
Leer más...