lunes, 29 de octubre de 2012

Agaricus arvensis


Fotografía de Florentino Rodríguez

Después de una larga sequía, por fin llegaron las lluvias y con ellas las setas, en gran abundancia. Al lado de casa, en la finca, me salieron estos Agaricus arvensis Schaeff. Su anillo en forma de rueda y su olor anisado caracterizan esta seta, aunque en asturias se la confunde mucho con el Agaricus macrosporus, la bola de nieve, mucho más abundante y también de buena calidad. La fotografía fue hecha en Pañeda Nueva (Siero), el 28 de octubre de 2012, en una finca con árboles frutales.
Sombrero de hasta 20 cm de diámetro, inicialmente globoso, después convexo aplanado, con cutícula separable, inicialmente blanca, con tendencia a marillear en los ejemplares adultos o al roce.
Láminas libres, apretadas, inicialmente casi blancas, con un ligero tono gris claro pasando, al rosa y finalmente al pardo negruzco.
Pie cilíndrico, engrosado en la base, amarilleante, generalmente liso. Anillo alto y doble con clara rueda dentada en su cara inferior.
Carne blanca, o ligeramente amarillenta. Olor claramente anisado y sabor agradable.
Recolectadas en Pañeda Nueva, en Siero (Asturias), en un prado con árboles frutales (pomarada).
Microscopía:
Esporas marrón púrpura en masa, elipsoidales, de 6,5-8 x 4,5-5 μm.
Basidios Tetraspóricos, mazudos.
Queilocistidios muy abundantes.
Reacción de Schäffer positiva (+).

Bibliografía consultada:
Agaricus L.: Luis Alberto Parra Sánchez.
Hongos en Castilla y León: José Bastardo del Val, Aurelio García Blanco, Miguel Sanz Carazo.
Leer más...