lunes, 28 de marzo de 2011

Amanita porphyria

Fotografía de Juan Rodríguez

La Amanita porphyria Alb. & Schweib.:Fr., es bastante parecida, en su forma, a la Amanita citrina, sobre todo su volva, pero con el color del sombrero pardo purpúreo. Al igual que la Amanita citrina, contiene bufotonina, el veneno de los sapos, por lo que se trata de una especie ligeramente venenosa y cuya toxicidad desaparece con las altas temperaturas, aunque no es aconsejable su consumo por su baja calidad culinaria.
Estas setas fueron encontradas y fotografiadas en Valgrande, Pajares.
Sombrero de 4 a 8 cm de diámetro, pronto extendido, de color pardo purpúreo, a menudo con restos del velo de color gris violeta que pueden desaparecer con la lluvia, sin estrías en el margen.
Láminas blanquecinas y libres.
Pie esbelto, del mismo color que el sombrero, casi cilíndrico, aumentando su grosor hacia la base, con bulbo como Amanita citrina, marginado, con restos membranosos de la volva. Anillo blanquecino, teñido de violeta gris, colgante y frágil.
Carne blanca, violácea bajo la cutícula. Olor desagradable, como Amanita citrina, a patatas crudas o rábanos.
Recolectada en Valgrande (Pajares), Lena, el 30 de octubre de 2009.
Microscopía:
Esporas blancas, amiloides, de 7 x 10 µm.

Bibliografía consultada:
Guía de Campo de los Hongos de Europa: Marcel Bon.
Hongos de España y de Europa: Ewald Gerhardt, Jordi Vila, Xavier Llimona.
Leer más...

jueves, 24 de marzo de 2011

Amanita phalloides

Fotografía de Juan Rodríguez

Esta especie, la Amanita phalloides (Fr.) Link, debería ser conocida por todas aquellas personas que tengan afición a buscar setas para consumirlas. Posee volva, anillo y láminas blancas; sombrero y pie separables. Está entre las más venenosas y mortales y es, sin duda, la más peligrosa teniendo en cuenta el número de víctimas que ha causado. Es una seta esbelta, con la forma típica de pie y sombrero, por lo que no encierra sospecha para el aficionado novato, y además, es bastante abundante. Las sustancias venenosas que contiene no son afectadas por el secado ni por la cocción. Los primeros síntomas de intoxicación, al consumirla, tardan mucho en aparecer, entre 8 y 40 horas, y en una fase inicial son gastrointestinales, vómitos, diarreas..., para posteriormente atacar órganos vitales como el hígado y luego el riñón y corazón. A pesar de los avances habidos en la medicina, un porcentaje bastante elevado de los intoxicados, muere.
Estas setas fueron fotografiadas en La Belga (Siero).
Sombrero de 5 a 10cm de diámetro, al principio ovoide y convexo, luego extendido, de color amarillo verdoso, a menudo con estrías radiales de color verde oliva, sin restos del velo blanquecino y sin estrías en el margen.
Láminas libres, algunas más cortas y truncadas entremezcladas con las otras.
Pie esbelto, blanquecino con zonas verdosas jaspeadas, casi cilíndrico, aumentando su grosor hacia la base, donde posee una volva membranosa, sacciforme, de color blanco puro que suele estar hundida en el suelo. Anillo blanquecino, membranoso, colgante y algo estriado por arriba.
Carne blanca, de sabor dulzaino. Olor parecido al de la miel, luego desagradable.
Recolectada en La Belga, Siero, el 23 de octubre de 2009.
Microscopía:
Esporas blancas, amiloides, de 9 x 8 µm.

Bibliografía consultada:
Guía de Campo de los Hongos de Europa: Marcel Bon.
Manual para buscar setas: Mariano García Rollán.
Hongos de España y de Europa: Ewald Gerhardt, Jordi Vila, Xavier Llimona.
Leer más...